Mina Pueblo Viejo es la más productiva en América Latina

septiembre 25, 2020 12:14 pm

La mina de oro Pueblo Viejo, en República Dominicana, es la que más produce de toda América Latina. Fue la cuarta mina que más oro produjo en 2018, con un total de 30,1 toneladas, de acuerdo con un reportaje de BBC Mundo.

Sin embargo, su ritmo de producción venía bajando debido a la menor concentración de oro en el mineral extraído, explica la revista oroinformación.com. Su propietaria, la canadiense Barrick Gold, ha emprendido un proceso de ampliación “que permitirá a la mina líder (de la región) extender su vida útil hasta la década de 2030 o incluso más allá”, dice la publicación.

La minería a gran escala es extremadamente intensiva en capital, ya que emplea mucha maquinaria y costosos sistemas para minar vastas áreas en la superficie y por debajo de ella.

“Hoy en día, alrededor del 60% de las operaciones del mundo son minas a cielo abierto, mientras que el resto son subterráneas”, dice BBC Mundo.

“La minería se está volviendo más difícil en el sentido de que muchas de las minas grandes y de bajo costo, y las más antiguas, como las de Sudáfrica, están al borde del agotamiento”, agrega.

“Las minas de oro chinas, por otro lado, son mucho más pequeñas y, por lo tanto, tienen costos más altos”. Quedan relativamente pocas regiones inexploradas para la extracción de oro, aunque posiblemente las más prometedoras se encuentran en algunas de las partes más inestables del mundo, como África Occidental. Aunque los precios del oro alcanzaron máximos históricos en agosto, esto no se traduce automáticamente en un aumento en la actividad minera de oro.

De hecho, los cambios en la producción de las minas de oro a menudo responden tardíamente a lo que sucede con la cotización del oro en los mercados internacionales. “Dada la escala de operaciones involucradas, se necesita tiempo para modificar los planes de una mina en respuesta a cambios en factores externos, como el precio del oro”, dice annah Brandstaetter, portavoz del Consejo Mundial del Oro.

Hay que tener en cuenta que los precios máximos se registraron durante las restricciones por la pandemia de covid-19. La crisis sanitaria dificultó la extracción en las minas, ya que los sitios se cerraron total o parcialmente para frenar la propagación del virus.

Las subidas de precios en realidad han sido impulsadas por la pandemia, ya que los inversores ven el oro como un activo más seguro en tiempos de incertidumbre económica. Aunque el oro bajo tierra puede ser difícil de cuantificar, no es la única fuente. Sin embargo, los costos asociados con extraerlo y transportarlo de regreso a la Tierra son significativamente más altos que el propio valor del oro.

“Aunque existe, nunca sería económicamente significativo extraerlo”, dice el experto espacial Sinead O’Sullivan.

“Se gastaría una cantidad infinitamente mayor de dinero extrayéndolo de lo que se podría ganar vendiéndolo”. Algo parecido ocurre en ciertos depósitos de la Antártica, donde existen algunas reservas que quizás nunca sean rentables debido a las condiciones climáticas extremas del continente. El oro también se encuentra esparcido por el fondo del océano, pero también se considera financieramente poco viable para la extracción.

Sin embargo, un factor que el oro tiene muy de su lado es que, a diferencia de otros recursos no renovables como el petróleo, el oro sí se puede reciclar. Así que nunca nos quedaremos sin oro, incluso aunque ya no podamos extraerlo o se hayan agotado todas las reservas que existen.

La producción totalizó 5,531 toneladas en 2019

Según el artículo de BBC Mundo, el mes pasado, el precio del oro alcanzó su máximo histórico al superar los US$2.000 por onza.
Aunque esta subida de su cotización ha estado espoleada por los operadores del mercado, nos hace preguntarnos sobre la disponibilidad del metal precioso y cómo de cerca estamos de que se agoten sus reservas en la Tierra.

El oro tiene una gran demanda como inversión, es símbolo de estatus y un componente clave en muchos productos electrónicos.
La producción de las minas de oro totalizó 3.531 toneladas en 2019, un 1% menos que en 2018, según el Consejo Mundial del Oro.

Esta es la primera disminución anual de la producción desde 2008.

“Aunque el crecimiento en la oferta puede ralentizarse o disminuir ligeramente en los próximos años conforme se agotan las reservas existentes y los nuevos descubrimientos se vuelven cada vez más escasos, sugerir que la producción ha alcanzado su punto máximo puede ser un poco prematuro”, dice Hannah Brandstaetter.

Incluso cuando se llega al pico, los expertos dicen que no es probable que la producción experimente una disminución dramática en los años inmediatamente posteriores.

Fuente

Categoría: