Larimar, el orgullo de Barahona

El precio de la piedra por gramo varía desde los RD$80 hasta los RD$200

septiembre 19, 2018 10:34 am

El único lugar en el mundo donde se encuentra el larimar o pectolita azul en la corteza terrestre es en Barahona, en la región Sur del país. Esa piedra semipreciosa representa el sustento de cientos de familias en la provincia denominada la “Perla del Sur”.

De acuerdo con la administradora del taller, museo y tienda de larimar, Dayani Ferreras, aproximadamente 500 personas se dedican a la extracción de la piedra, entre mineros y dueños de hoyos. Aunque el Ministerio de Energía y Minas (MEM) en 2016 registraba 1,200 mineros de larimar.

La cantidad de artesanos que trabajan con el larimar también es incierta, hay demasiados de acuerdo con Ferreras, principalmente en el distrito municipal Bahoruco. Solo de los talleres que ofrece la institución han salido 250 estudiantes en los cursos de lapidaria, que consiste en el tallado de las piedras, y joyería, donde les enseñan a trabajar con el metal que se utiliza para incrustarlas.

Los estudiantes llegan desde diferentes partes de Barahona, principalmente de San Rafael, Los Patos, La Ciénaga, Bahoruco y El Arroyo.

Cada curso, que se ofrece de forma gratuita en el museo ubicado en la carretera de la costa de Barahona, se extiende durante cuatro meses y participan unas 25 personas.

La piedra se clasifica dependiendo de su color: la de primera o AAA (azul intenso) es de mayor calidad y su precio por libra oscila entre los RD$3,500 o RD$4,000 en bruto. Le sigue la de segunda, con un color menos intenso, y la de tercera, que ya están estrelladas y blancas.

Además, el precio por gramo varía desde los RD$80 hasta los RD$200, de acuerdo a la calidad de la piedra.

En la actualidad está prohibido exportar larimar en bruto y para poder exportarlo tiene que ser trabajado en el país.

Tienda de larimar
Ferreras asegura que las joyas elaboradas con la pectolita azul son bien valoradas, tanto por los turistas extranjeros como por los dominicanos. Destaca que los criollos buscan la piedra y los que residen fuera del país piden encargos a sus familiares.

“La tienda vende mucho, vienen tours, tanto nacionales como internacionales. Por día sabemos recibir 40 o 60 personas, porque vienen en minibuses grandes”, explica Ferreras, quien asegura que las ventas mensuales oscilan entre los RD$300,000 y los RD$500,000.

En el museo se expone la joyería de 15 artesanos que poseen un acuerdo con la tienda, mediante el cual le otorgan el 25% de las ventas.

Clientes
Algunos artesanos, como es el caso de Eliezer de los Santos, venden sus creaciones en Santo Domingo y tienen clientes en el exterior del país.

“Yo la vendo a la ciudad y tengo dos clientes en Francia. El cliente la pide y nosotros la ponemos en Aduanas y ellos se encargan”, explica.

Según De los Santos, quien también imparte talleres en el museo, realiza al mes dos o tres pedidos, por lo que recibe ingresos de RD$30,000 a RD$40,000, dependiendo del tamaño pedido y de la calidad del larimar.

Proceso
Luego de extraer la piedra con herramientas sencillas y primitivas, los mineros y dueños de hoyos la venden a los artesanos, quienes la convierten en joyas como aretes, anillos y dijes.

Primero pican la piedra para darle la forma que va a tener la joya, como un corazón o una cruz, y al finalizar le dan brillo con lijas. Los materiales que más se utilizan para incrustar el larimar son el oro y la plata.

Venta de larimar
Las joyas de 15 artesanos locales son vendidas en el taller, museo y tienda de larimar a extranjeros y dominicanos. Las ganancias mensuales oscilan entre RD$300,000 y RD$500,000.

Fuente

Categoría: