“El respeto al medio ambiente tiene que cambiar por conciencia o por consecuencias”

Dijo que si las empresas que vierten desechos en los ríos Ozama e Isabel no toman correctivos, serán sancionadas

octubre 9, 2017 12:36 pm

El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, afirmó que el país tiene un gran reto en materia de educación ambiental y advirtió que el respeto al hábitat tiene que cambiar por conciencia o consecuencias.

Indicó que la falta de conciencia y educación se presenta a todos los niveles, desde las personas que lanzan desechos sólidos en las cañadas y las riberas de los ríos hasta las industrias que vierten sus desechos en los principales torrentes de Santo Domingo, como el Ozama e Isabela.

Sostuvo que hay que ver lo que pasa en el Ozama e Isabela o “Cañada del Diablo”, donde una gran cantidad de empresas que no tienen plantas de tratamiento lanzan sus desechos químicos y sólidos. Adelantó que muchas serán sancionadas si no toman los correctivos que garanticen las condiciones de higiene en esas zonas.

“El tema nuestro de la higiene, del respeto al medio ambiente, tiene que ir cambiando, y como digo yo, para cambiar por conciencia, pero si no puede cambiar por conciencia tiene que cambiar por consecuencia, con la una o con la otra, pero tenemos que cambiar”, comentó Domínguez Brito.

Al participar en el Diálogo Libre, el funcionario sostuvo que hasta institucionalmente existe una cultura de irrespeto al medio ambiente y puso de ejemplo Jima o varias comunidades del Cibao donde la mayoría de los vertederos se colocan a orillas de los ríos y cañadas cuya consecuencia se revierte contra las personas.

Destacó también el caso de Villa Altagracia donde el vertedero está a orillas de la autopista Duarte, y en ese caso anunció que se está procediendo a aplicar sanciones, a fin de corregir el mal.

El funcionario reveló que el problema es bastante complejo porque hay una mezcla de falta de conciencia, educación y pobreza, pero que también se dan casos de mafias que se dedican a ocupar terrenos en zonas vulnerables, construyen casitas y las venden.

Afirmó que en casos como esos el Estado debe ser persistente. “Hay gente que entiende que las autoridades se cansan y si tú quieres resultados en el Estado dominicano, tú no te puedes cansar, seguir hasta que se canse el otro. Aquí hay mucha gente que tiene eso muy claro, jugar al tiempo y vencer por cansancio”, dijo.

El ministro de Medio Ambiente sostuvo que el Estado no necesariamente es tan fuerte, pero que cuando se pone empeño se logran resultados como el caso de Valle Nuevo y el de Duquesa. Destacó el trabajo que hacen las autoridades para cambiar la realidad, como el proyecto de La Nueva Barquita, donde ahora viven más de 25,000 personas que fueron sacadas de la Vieja Barquita a orillas del río Ozama.

También el proyecto Nuevo Domingo Savio, que según dijo, será de gran transformación para casi 45,000 personas que viven en sectores como La Ciénaga y Los Guandules.

Relleno de Haina: sin conciliación
Francisco Domínguez Brito aseguró que se mantendrá la resolución del Ministerio de Medio Ambiente que dispuso la suspensión de la construcción de un relleno sanitario en Haina hasta tanto haya conciliación entre los promotores del proyecto y la comunidad. Informó que ha promovido la conciliación, pero que no ha sido posible porque los comunitarios de Haina no quieren basura de otra zona.

“El mayor conflicto con Haití será por el agua”
Al ministro de Medio Ambiente le preocupa la situación hídrica en Haití y su relación con el país, por lo que en los próximos días visitará ese país para tratar el tema con las autoridades.

Vaticinó que el mayor problema que tendrá la República Dominicana con el vecino país será por el tema del agua porque, según informó, Haití solo cuenta con dos ríos importantes que son el Artibonito y Macasía, y ambos nacen en territorio dominicano.

Dijo que Puerto Príncipe es una ciudad con unos 3.5 millones de habitantes y que la principal fuente de abastecimiento de agua es a través de pozos, no cuenta con plantas de tratamiento y en 10 o 20 años ese será un problema grave.

Recordó que Haití solo cuenta con una sola presa, que es la de Péligre, construida por los norteamericanos hace unos 60 años y que la misma recibe agua del Macasía y el Artibonito, pero que en la actualidad tiene graves problemas de erosión.

“A veces se habla de que los grandes conflictos del mundo serán por el agua, y yo tengo la sospecha, la intuición que si nosotros no hacemos algo fuerte, radical con la protección de los ríos Macasía y Artibonito, ese puede ser el mayor conflicto que nosotros pudiéramos tener con Haití”, consideró.

Estimó que la única opción que ve hasta ahora es que se proteja la presa de Péligre, que abastece de los ríos Macasía y Artibonite. Indicó que de esa presa se produce parte de la energía que se consume en Haití.

“La única solución que hasta ahora vemos para un acueducto en Puerto Príncipe es esa presa, y esto tenemos que trabajarlo, como ven el problema no es sencillo”, expuso.

Domínguez Brito aseguró que el vecino país no tiene posibilidad ni la riqueza para una planta de desalinización y que no sabe si la tecnología en ese momento llegará a tener el nivel de accesibilidad en 10 o más años porque eso lo pueden hacer los países ricos como los árabes, Alemania y otros. Dijo que están trabajando con todos los organismos internacionales y que ese es el tema número uno que se tiene con la República Dominicana. Indicó que sí habrá fondos verdes con motivo de las medidas de adaptación que hay que trabajar con el cambio climático como estableció en el acuerdo de París.

“Hemos transformado todo en Medio Ambiente”
El ministro Francisco Domínguez Brito informó que el Ministerio de Medio Ambiente está sometido a cambios estructurales para hacer los procesos más ágiles. Indicó que antes prevalecía un sistema burocrático tan complejo y difícil que todo el mundo quedaba al margen de la ley.

“Hemos transformado todo, ahora es más fácil, pero sí advirtiendo que hay régimen de consecuencia”, advirtió. Explicó que un permiso para la instalación de una estación para gasolina o gas duraba hasta seis meses, ahora se entrega en tres días. Dijo que como autoridad cumplen con su parte, pero que si con el Ministerio de Medio Ambiente no se cumple, serían drásticos en la aplicación de la ley. “En planificación como en jurídica se dan cambios muy importantes en este proceso de reforma”. Como responsables de esas área presentó a María de Lourdes Cabrera, directora de Planificación y Laura Jerez, consultora jurídica.

Fuente

Categoría: ,